Jóvenes empresarios de México: un gran porvenir.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Marianne Zapata Fuentes, Allan Feder Huymans

Es difícil percibir todo el trabajo que involucra un evento, cuando lo único que vemos es el producto final, cuando lo único que vemos es en realidad la más mínima parte temporal de todo el proceso creativo y administrativo para llevar a cabo cualquier actividad de entretenimiento. Sin embargo, podemos decir con toda certeza que el entretenimiento lo podemos dividir en dos ramas, y que éstas se encargan de complementarse para hacer que cualquier evento sea un éxito: las relaciones públicas, y la planeación de eventos. México es un país líder en este sentido, ya que en números reales la cantidad de eventos que se llevan a cabo en nuestro país es sustancial, y por tanto, la industria del entretenimiento va a la par, sin embargo esta industria es controlada en su gran mayoría por dos compañías: OCESA y CIE. A pesar de esto, cada día hay una mayor cantidad de profesionales de éste ámbito cuya preocupación es mejorar la experiencia del espectador hasta que ésta sea inolvidable, cosa que logran a través de una actitud novedosa e innovadora.

Elite Vision Entertainment es el ejemplo número uno de esta nueva corriente de pensamiento, ya que la filosofía de ésta empresa es siempre tratar al cliente como un VIP, garantizar un servicio de excelencia por un precio justo y adecuado, donde el objetivo principal es generar experiencias de primer nivel que sean “perfectas”. Juan Hadad, fundador de ésta empresa nos ayudará a entender lo que hace que funcione su empresa, y nos dará un pequeño vistazo dentro de su vida para entender las situaciones y actitudes que lo llevaron a su éxito profesional. El es considerado como uno de los jóvenes empresarios más exitosos del mundo del entretenimiento y relaciones públicas en México, y es su visión empresarial, y su actitud ante la vida lo que lo ha hecho brillar en este ámbito.

Es difícil que Juan haga un poco de tiempo en su calendario tan ajetreado para concedernos ésta entrevista, no porque no quiera, pero porque últimamente está inundado de proyectos que consumen la mayor parte de su tiempo, sin embargo, como suele hacerlo Juan, ha encontrado un poco de tiempo para nosotros y para esta oportunidad de contar su historia. Lo esperamos en El Bajío, restaurante mexicano en la colonia de Polanco, a sólo unos pasos de su nuevo centro de entretenimiento nocturno denominado “Gravity”, que ocupa el edificio que antiguamente albergaba el primer Hard Rock Café de la Ciudad de México. El Bajío es el lugar perfecto para esta reunión, un lugar lleno de luz, con un ambiente tranquilo y no muy ruidoso. Nos encontramos en el piso de arriba, en una esquina muy cómoda que pudo haber sido diseñada justo para este propósito. Sólo llevábamos unos minutos en el restaurant, mientras pedíamos algo de tomar cuando entra Juan con una sonrisa enorme. Es una presencia imponente, algo intimidante incluso, sus casi dos metros de altura ayudan en  este sentido, y aunque no necesita hacerlo, hoy esta vestido de traje negro con camisa blanca y una corbata roja. Su carisma es evidente y aunque su presencia puede ser algo intimidante, su sonrisa y actitud te transmite tranquilidad, y por lo tanto te sientes cómodo al estar con el. Es este talento lo que nos hace entender el éxito profesional y personal de Juan. No pasa mucho tiempo desde que se sienta y ordena algo de tomar, hasta que comenzamos con la entrevista.

Cuéntanos un poco de ti, ¿qué estudiaste?

Me llamo Juan Ignacio Hadad Aiza, nací el 14 de septiembre de 1984, en México D.F. Soy el mayor de cuatro, y tengo dos hermanos chicos y una hermana que es la más chica. Estudié la carrera de Derecho en la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México, donde me titulé como abogado en el 2007. Mi experiencia en la Ibero fue grata y divertida, sin embargo, a lo largo de mi carrera me di cuenta que no era lo que quería hacer con mi vida. No obstante, nunca estudiaría otra cosa, ya que esta carrera se fusionó perfectamente con lo que hago hoy en día al permitirme redactar o firmar contratos, y hacer negociaciones sin que me vean la cara.

¿Cuándo te diste cuenta y cómo te diste cuenta que eso no era lo que querías hacer en tu vida?

Yo la verdad siempre he sido una persona muy fiestera, y una persona muy social, me gusta mucho relacionarme con las personas, hacer amigos, platicar, y soy muy organizado en cuanto a lo que me interesa. Poco a poco me fui dando cuenta que estar en un cubículo o sentado atrás de un escritorio no era lo mío. Me di cuenta que trabajar en un despacho de abogados (lo cual hice en el despacho Ritch Mueller S.C. del 2007 al 2011) era agotador, consumía mi tiempo, y realmente me pesaba. Ahí fue cuando me di cuenta que esto no era lo que me apasionaba. De verdad, yo me levantaba con mucha dificultad todos los días, pensando que tenía que ir a trabajar.

Cuéntanos un poco de tu trayectoria laboral

Pues primero trabajé en la Notaría 44 como pasante en el 2004, seguido por un breve periodo del 2005 al 2006 en el cual trabajé en Grupo Exóticos como asesor legal. Empecé a trabajar en el despacho de abogados Ritch Mueller S.C. con el puesto de asociado en el 2007 después de titularme como abogado, y fue aquí donde pasé la mayor cantidad de mi tiempo ejerciendo como un abogado de despacho. Hubo un periodo como de un año (marzo 2010-marzo 2011) en el cual mantuve mi puesto de asociado en el despacho, pero en el que también ejercí como Director de Relaciones Públicas de Grupo Cinbersol ; este fue mi primer indague al mundo del entretenimiento ya de manera formal. Cinbersol es el grupo más importante de restaurantes, discotecas y centros de entretenimiento en América Latina. Cuenta con 35 restaurantes (Lando, Country, Ivoire, 50 Friends, La No. 20, Erawan, Asadero, Piso 51 Torre Mayor, Splendido etc.), dos centros de entretenimiento (Voila y Fat Crow), y dos discotecas (Ragga y Joy Room). Durante mi tiempo en el grupo, además de hacer los eventos y aniversarios de los restaurantes, durante los fines de semana estuve a cargo junto con los gerentes de los lugares de operar más de 150 eventos de Djs, shows y pasarelas en Ragga (Capacidad de 2,200 pax) y Joy Room (Capacidad de 900 pax).

En febrero del 2012 fundé una empresa de entretenimiento llamada Elite Vision Entertainment  y una agencia de Medios, Operación y Relaciones Publicas llamada Epikka, en la que estoy asociado con Pablo Machado y Toño de La Vega.

Desde la apertura de la empresa hemos logrado que Elite Vision Entertainment estrene su primera película “Little Boy” a finales de este año (en calidad de inversionistas), la apertura de un estudio de grabación a 15 min de Santa Fe y una asociación con Martha Higareda en Los Angeles CA.

Por parte de Eppika PR and Media Managing tenemos clientes como: Liverpool, Sears, Playboy Mexico, Ford, B Pichilingue Acapulco, Au Pied de Cochon, The Palm, Porter Steak House, Walther Roma, Apotheke, Mr Keller, Hotel Habita Downtown, St Regis, Le Mat, Ragga, Love Polanco, Love Acapulco entre otros. Para los que hacemos sus desfiles, eventos, producción, convocatoria de artistas o convocatoria de medios.

El pasado sábado 14 de septiembre abrimos en asociación con Walther y Love el “Epic Beach Club Acapulco”. Eppika asociada con Walther y Love en Mexico DF abrió las puertas de una discoteca ubicada en Campos Eliseos en Polanco (donde antes era el Hard Rock Café) para 1,200 personas el pasado jueves 3 de Octubre llamada Gravity. Por otro lado, también estamos asociados con Classic Parade la cual es una agencia de modelos que no solamente recluta a sus modelos por su look, sino a líderes de opinión y socialités de México.

En cuanto a reconocimientos y otras actividades las cuales he llevado a cabo puedo decir lo siguiente: fui nombrado y premiado por The Worlds Finest Clubs como el mejor PR y organizador de eventos VIP de México.  El 31 de marzo de 2012 fui nombrado por el periódico Universal (Clase In) como “Una promesa de menos de 30 en el mundo del entretenimiento”, y por último puedo decir que soy consejero del periódico Reforma en la sección CLUB Social.

¿Cómo empezaste en este ámbito?

Como ya mencioné, mi primer incursión en éste ámbito fue a través de Grupo Cinbersol, en el cual me encargué de ser Director de Relaciones Públicas. Esto se dio un día de forma muy informal, ya que yo estaba en una de las discotecas operadas por este grupo, y pues la verdad es que yo soy una persona muy social, gracias a esto, uno de los entonces directores de grupo Cinbersol se acercó conmigo porque le llamó la atención el número de personas que conocía y la forma en la que los trataba; me pidió una junta, en el sentido de que se quería sentar conmigo a platicar, lo cual hicimos más tarde esa noche, comiendo tacos y platicando. Básicamente lo que quería era ofrecerme un puesto como RP en sus discotecas, lo cual evolucionó en un trabajo más formal, hasta que me volví Director de Relaciones públicas. Cabe mencionar, que durante el primer año trabajaba tanto en Cinbersol como en el despacho de abogados, y esto también me ayudó a dejar atrás esa etapa de mi vida, y poder seguir adelante con lo que (ahora me doy cuenta) me gustaba y me apasionaba.

¿Qué proyectos has llevado?

Bueno, durante mi carrera como “organizador de eventos” o lo que sería lo mismo, ya adentrado en el mundo del entretenimiento, he llevado muchos proyectos, entre ellos podría hablar de traer a: Apl.de.ap, integrante de los Black Eyed Peas y DJ como solista; Bob Sinclair, también un DJ altamente reconocido dentro del ámbito; Sebastián Ingrosso, uno de los proyectos más grandes que hemos llevado; y Avicii, a quién ya lo hemos traído tres veces, una vez a Playa del Carmen, y dos al D.F., y sin duda alguna, éste ha sido el proyecto más grande que hemos llevado hasta el momento. Esto es por parte de los proyectos de conciertos y DJ’s que hemos hecho, por otro lado como también ya mencioné, el mes pasado tuvimos la apertura de una discoteca llamada Gravity cuyo propósito, o concepto es competir con las discotecas de alta alcurnia y de gran presupuesto como las que existen en Las Vegas.

¿Cuándo creaste tu empresa? Y, ¿porqué decidiste crear tu empresa?

La empresa la fundamos en febrero del 2012, y más que nada lo que buscaba al abrir esta (o en este caso estas) empresa(s), era me empecé a dar cuenta de que los conciertos y las discotecas que ofrecían zona VIP, eran más que nada una tomada de pelo, en la que aprovechaban para cobrarte más caro, y en realidad lo que te ofrecían y prometían no era lo que te daban. En este sentido, había una carencia grave por parte de las compañías de entretenimiento mexicanas para hacerte sentir como lo que pagabas, una persona VIP. Poco a poco me fui adentrando en el mundo del entretenimiento, tanto internacional, como VIP, y me di cuenta que en estas distintas partes del mundo las zonas VIP eran justo eso, una zona distinta todas las demás, donde el servicio y las amenidades que se ofrecen sobrepasan todo lo que te podrías encontrar en una zona normal, así el consumidor paga por lo que le dan.

Mi idea al crear Elite Vision Entertainment, era fundar una empresa que se dedicara a la experiencia VIP, donde sacrificando un poco de ganancia e invirtiéndola en la experiencia, le podríamos brindar un mejor servicio y una experiencia inolvidable a nuestro consumidor. Por esto, nuestra empresa busca impulsar el mundo del entretenimiento mexicano, para competir a un nivel internacional, y poder darle al cliente lo que paga.

¿Qué es lo que tú le ofreces a tus consumidores cuando buscan una experiencia VIP? 

Para mi la experiencia VIP habla de comodidad y perfección, donde el consumidor que paga un precio Premium se siente especial, tanto por el servicio, como por el lugar, el alcohol, las amenidades, la privacidad, etc. Buscamos, a través de la empresa crear una experiencia donde el cliente no sólo se sienta especial e importante, pero que también les brinde algo intangible extra, que los impulse a disfrutar de su actividad de entretenimiento de una forma totalmente novedosa, y de alto nivel. Buscamos que la suma de nuestras partes, las cuales hemos cuidadosamente elaborado, sean mayor a lo que pudieras conseguir en cualquier otro lugar.

¿Tienes algún convenio o arreglo con OCESA /CIE ? Si no lo tienes, ¿te afectan estas empresas de alguna forma?

Formalmente no tenemos ningún convenio con OCESA ni con CIE, sin embargo, mantengo muy buenas relaciones con diversas personas en ambas empresas, lo cual me permite contar con su apoyo para diversos eventos organizados por nosotros, al igual que eventos organizados por ellos. Esto nos beneficia ya que da a conocer nuestra empresa en un nivel más alto al relacionarnos con diversos personajes famosos de la industria mexicana, los cuales sirven como voceros de nuestra empresa.

¿Cuál ha sido tu proyecto favorito?

En general todos los eventos y proyectos que he llevado a cabo me han encantado. Puedo decir que el que mejor sabor de boca me dejó ha sido el concierto del DJ Sebastián Ingrosso, que tuvo lugar en el Centro Banamex del D.F. En este concierto se presentaron varios obstáculos los cuales me permitieron comprobarme a mí mismo que sí era capaz de manejar una situación de crisis como lo es un concierto y salir adelante.

Antes del concierto, nosotros debíamos de llegar al recinto para alistar todo, asegurarnos de que la luz, sonido, decoraciones, y organización y logística en general fueran adecuadas para el evento y estuviesen preparadas. Sin embargo, por azares del destino, no pudieron llegar las personas que habíamos contratado para poner todo. A escasas horas del concierto la única opción que nos quedaba era hacer todo el trabajo nosotros, lo cual no es algo que me importaba, simplemente era algo que me intimidaba porque éramos muy pocos, y el trabajo requería de muchas más personas. Después de algunas exhaustivas horas, logramos dejar todo preparado, después de no habar dormido 48 horas, todo quedó listo. Durante el concierto recuerdo pararme en uno de los sillones de la zona VIP (la cual está elevada), voltear hacia atrás para ver a las miles de personas que habían ido a este concierto, y sentirme verdaderamente alegre, satisfecho, grato y orgulloso. Eso fue una de las mejores experiencias que yo he tenido a lo largo de mi carrera.

¿Cual ha sido el que menos te ha gustado?

En general no puedo hablar de un proyecto en específico que no me haya gustado, más que nada, porque siento que de todos los proyectos que he hecho y llevado a cabo me han dejado algo. En ese mismo sentido, ningún proyecto me ha disgustado porque de todos he podido aprender algo, de todas mis experiencias me he llevado algo que he podido poner en práctica para proyectos futuros. También como estoy trabajando en lo que realmente me gusta y amo, nada me pesa, cada proyecto es un nuevo desafío que me da gusto superar y me encanta poder ir aprendiendo de mis errores.

¿Qué proyectos futuros tienes o te gustaría hacer?

Uno de los proyectos que más me emociona en estos momentos es que nuestra compañía, Eppika, asociada con Grupo Taracena que son dueños del Bello Puerto, Surtidora, Reves, Porter, Jules, entre otros, abrirá las puertas en febrero del 2014 de “Opium” un restaurante/bar de fusión asiática en la zona de Polanquito.

Por otro lado, a más largo plazo, me gustaría organizar un festival de música, algo parecido a lo que hace el Corona Capital en México, pero que sea competitivo a nivel mundial. Es decir, que vengan personas de todo el mundo a asistir a este festival. Por esto, nuestro modelo a seguir sería más parecido a lo que puede ser un Ultra en Miami, o un Tomorrowland en Bélgica. Quiero crear un festival totalmente nuevo e inovador, un festival de música de prestigio internacional y con los mejores artistas y DJ’s del momento. Obviamente nuestro enfoque sería dar una experiencia VIP a toda nuestra audiencia, de verdad demostrar que México puede competir ante el mundo en la categoría de eventos, y festivales de música.

 

Danos un paso a paso de como llevas a cabo un proyecto.

Pues cada proyecto es diferente, y para todos tienes que hacer algo diferente. Pero a grandes rasgos, cuando traemos a un DJ de EEUU, o de cualquier otro lugar del mundo (normalmente de Europa), lo primero que tenemos que hacer es contactar a su agente o manager. Es muy importante contactar a estas personas porque ellos son quienes autorizan y llevan el calendario de estos. Una vez que los contactas, ellos nombran un precio al cual tienes que llegar (aunque a veces se puede negociar), y apartan la fecha indicada; en este momento es cuando se redactan contratos y nos lo mandan para firmar, y es especialmente aquí cuando mi carrera de abogado me sirve. Una vez que leo y apruebo todas y cada una de las cláusulas del contrato, lo firmamos y lo mandamos. Es importante mencionar que en el contrato vienen todas las exigencias del artista, desde equipo de música y luces que necesita, hasta que quiere comer, desayunar, cenar, ver, tener, etc. Y sin duda alguna es aquí donde piden algunas de las cosas más extrañas del mundo. Una vez que llega el artista a México, se tiene que cumplir con todo el contrato, y se le lleva a donde sea necesario hasta su concierto. Para organizar el concierto es cuestión de difusión en medios, para dar a conocer el evento, de logística, tanto en donde vamos a hacer el concierto como que se tiene que poner de decoración, sonido, luces, bar, etc. El set up si se puede se hace con antelación para tener ya todo preparado, si no se puede se hace el mismo día. Y pues el resto ya es el concierto o evento.

 

¿Cuáles han sido o son tus mayores retos?

Como mencioné antes, mi motivación y encanto por esta industria nunca fueron un reto. Mi padre es ingeniero, y por tanto uno de mis más grandes retos fue decirle tanto a mi papá como a mi mamá que iba a dejar de ser abogado practicante, iba a dejar de estar en el despacho y me iba a dedicar a hacer fiestas y conciertos. Siento que los decepcioné, y más que por otra cosa, porque no entienden el ámbito de mi trabajo. Para ellos soy el “antrero”, “fiestero”, que se dedica a emborracharse, a llegar tarde a la casa, a no ser una persona “respetable”, un abogado. Sin embargo, yo peleo por mis convicciones y por lo que me hace feliz, y gústele a quien le guste, he sacado adelante mis proyectos y he tenido mucho éxito en todo lo que me he propuesto. La gente tiene que entender que la industria del entretenimiento va mucho más allá de la fiesta y el alcohol o las drogas. Implica responsabilidad y mucha dedicación. Y es una profesión tan respetable como cualquier otra. Si somos honestos, yo por experiencia les puedo decir que entre el mundo de los abogados y el mundo del entretenimiento, donde más drogas se mueven, y donde más actividades depravadas pasan es en el mundo de los abogados. La elección de drogas y alcohol es algo que toma solo el individuo, sin importar su carrera o su profesión.

Otro de mis mayores retos fue cuando apenas estaba abriendo Elite Vision Entertainment, que mis socios y yo nos quedamos sin dinero, y tratando de encontrar inversionistas recurrí a mi papá. El me dijo que ya había pagado lo que tenía que pagar para mis estudios, que me había mandado a las universidades más caras y más prestigiosas tanto de México como de EEUU, por lo tanto no me iba a dar un centavo más. Y hasta hoy en día nunca me lo dio. Pero se lo agradezco, y lo respeto, ya que gracias a eso, yo crecí como empresario y como persona, y hoy en día puedo decir que cree mi empresa desde cero, sin ningún tipo de ayuda de mis padres.

 

¿Qué consideras que es esencial, en cuanto a cualidades y actitudes, para trabajar en este ámbito?

Primero que nada creo que tienes que ser una persona sociable y abierta, una persona que deja que muchas cosas se le resbalen, pero en especial una persona muy paciente. Cada artista exige diferentes cosas, y cada artista es diferente. Muchos pueden ser muy sencillos, mientras que otros pueden ser las divas más grandes del mundo: arrogantes y maleducados. Más que nada recomendaría eso: paciencia.

 

¿Qué es lo que más te gusta de trabajar en este medio?

Es difícil porque todo me gusta, pero la verdad es que la mayor satisfacción que tengo es ver que se llenen mis eventos, ver a la gente eufórica y feliz cuando sale el artista al escenario. El poder tratar a la gente como un VIP y ver las sonrisas cuando les das algo que no se esperan. Es verdaderamente gratificante el terminar todos y cada uno de mis eventos, de ver como se junta todo lo que has planeado por meses y el resultado rebasa todas tus expectativas.

 

¿Qué es lo que más te gusta de tener tu propia empresa?

Me da la independencia que siempre he querido y puedo tomar decisiones sin depender de un tercero, o de un jefe. Yo creo mis horarios, contrato a quien quiero, y hago los proyectos que más me interesan. De igual forma la carrera de derecho no la descarto, gracias a que ésta me permite crear todos los contratos necesarios, revisar los que nos mandan, y en general asegurarme de que todo está en orden legalmente dentro de la empresa. Pero sin duda alguna, la libertad que tengo de ser mi propio jefe es lo que más me gusta. De hecho, cuando pegaron las dos tormentas tropicales en Acapulco (Manuel e Ingrid) yo estaba allá, y lo que más recuerdo es ver como todos mis amigos se volvían locos por regresar a la oficina a trabajar, antes de que su jefe los despidiera, o de que todo el trabajo se les juntara. Yo por otro lado estaba muy tranquilo, tomando el sol y haciendo todo mi trabajo vía virtual en la computadora.

 

Cuéntanos de un proyecto que te haya salido mal.

Pues el que más recuerdo ahorita es un desfile de moda que hicimos para Liverpool donde trajeron a modelos de una super agencia para desfilar, y nos pidieron que organizáramos un evento para más o menos 250 personas. No les miento cuando les digo que había más  personas en la pasarela

 

¿Qué es lo que hace a tu empresa única?

Siento que ya lo hemos cubierto, pero si lo tuviera que explicar en un enunciado diría que: Elite Vision Entertainment ofrece una calidad de servicio VIP que compite a nivel internacional con países desarrollados en el ámbito del entretenimiento.

 

¿Que has sacrificado por este negocio?

En realidad yo no veo que haya sacrificado nada por este negocio, más bien siento que tengo muchísima suerte por tener tantos proyectos que se me están presentando, siento que hago lo que me encanta, y que soy de los pocos jóvenes afortunados que pueden decir que ya tienen una empresa en forma. En realidad no creo que haya sacrificado nada, porque aunque ha habido tiempos difíciles por alguna razón u otra, siempre he estado haciendo lo que amo, y he sido feliz.

 

¿Cuáles son tus metas principales a largo y corto plazo?

Pues, en general quiero hacer crecer mi empresa, hacer que ésta pueda competir a nivel internacional, y que sea una empresa de 5 estrellas dentro del mundo del entretenimiento. Esto es por parte de Elite Vision Entertainment, por parte de Eppika las metas son distintas pero relevantes. Eppika quiere hacer un cambio en el mundo del entretenimiento del que los jóvenes son reyes. Un cambio en el que gastando un poquito más y ganando un poquito menos al principio podremos generar un cambio infinito en cuanto a servicio, trato y atención al cliente que acude a los eventos, y que poco a poco compensará y estará dejando frutos monetarios que no eran imaginables en México. Poder crear lo que crea el Ultra en Miami o el EDC de Las Vegas. Sebastian Ingrosso fue un principio de algo que va a cambiar la manera de entretener a nuestros clientes ya que contamos con el personal adecuado para los VIPs de estos eventos debido a que fin de semana tras fin de semana los atienden en las mejores discotecas del DF.

En general queremos prestar un servicio, que se auto-promueva por su calidad y genere un cambio en el mundo del entretenimiento mexicano, y nos haga crecer.

 

Para ti ¿cuáles son los principales retos que enfrenta la industria del entretenimiento en México? Y, ¿cómo podrían resolverse? 

Yo siento que los mexicanos en general, pagamos mucho por una prestación de servicios VIP, la cual te promete un trato especial, en una zona distinta, y de mayor nivel. Sin embargo, siento que el mundo del entretenimiento en México no te da lo que te promete, y los mexicanos somos, de cierta forma, tan conformistas que no nos quejamos, y no exigimos lo que pagamos. De este modo el mundo del entretenimiento se estanca en la mediocridad, ya que por un precio VIP, te dan un trato cuasi-normal, y las utilidades que generan los dueños de estas empresas son muy altas. Por lo tanto, ellos ganan mucho dinero al ahorrárselo en la experiencia. El problema es de pensamiento y de actitud, ante este tema y muchos otros. Primero hay que cambiar nuestra percepción de lo que es un precio justo por el servicio exigido. De esta forma, nuestra empresa busca ser esta solución, cobrar lo justo y necesario para brindarte una experiencia extraordinaria. La solución es esa, ganar un poco menos para dar una mejor experiencia.

La entrevista acabó y Juan se empieza a despedir. Su horario y calendario siendo lo que es, lo hace que se apresure, de aquí tiene que ir a una junta con sus socios del Gravity. Se levanta de la mesa y nos despedimos de el, como siempre, el, con una sonrisa y un abrazo. Le agradecemos todo, tanto su paciencia como el hecho de que se ha tomado un poco de tiempo para facilitarnos esta entrevista. No pasa mucho tiempo en lo que toma sus cosas, y se va, casi corriendo para llegar a tiempo a sus demás juntas. Nos quedamos en la mesa, repasando lo que nos dijo Juan, reflexionando sobre todo lo que ha tenido que hacer y los retos que ha tenido que sobrellevar para llegar a donde esta. Nunca nos damos cuenta cuanto involucra tanto un evento, como una carrera profesional. Nunca nos damos cuenta todo lo que involucra fundar una empresa propia, hasta que nos enteramos de la historia completa.

México es un país lleno de oportunidades, un país que tiene el potencial para competir en el mercado global como un líder y no solamente uno más del montón. Empresarios como Juan y su empresa Elite Vision Entertainment son la siguiente generación de grandes empresas mexicanas, empresas que prometen un futuro brillante para nuestro país, empresas que con su ingenuidad, innovación, y actitud novedosa aseguran que México no se quede estancado, sino, siga adelante, mejorando y pudiendo competir con todas la industria global. Del mismo modo, México es un país de oportunidades, donde el que ejerza determinación, dedicación y esfuerzo, puede alcanzar sus metas y llevar a su empresa al siguiente nivel. La época de los grandes monopolios y su subsecuente mediocridad esta por acabar, y el futuro esta en la innovación tanto de productos y servicios existentes como de la misma industria en la que se encuentran. Es un cambio de actitud y visión empresarial lo que le urge a México, no solo para poder competir en un mercado global, pero para poder mejorar la calidad de vida que nos brinda este país.

Juan tuvo todas la oportunidades y ventajas que puede ofrecer este país, nunca le falto nada, fue a las mejores escuelas, se recibió como abogado de una de las universidades más prestigiosas del país, y pudo estudiar en EEUU; sin embargo, existe una grave carencia en la educación de este país, y esto más que nada será el mayor obstáculo a sobrepasar para poder abrir paso para una nueva era en México. Sin embargo, Juan, teniendo todo esto a su disposición logró sacar adelante a su empresa, incluso sin la ayuda de sus padres o familia. Es decir, su independencia económica lo ayudo a realizar su empresa de una forma más completa, lo ayudo a comprender los verdaderos obstáculos con los que se encuentran la mayoría de los mexicanos al tratar de sacar adelante un negocio. Su tenacidad y determinación son cualidades necesarias para el futuro empresario mexicano, y su buena actitud ante los negocios y la vida son algo a lo que debemos aspirar todos. Fueron estos obstáculos y su subsecuente éxito ante ellos que lo convirtieron en el empresario que es, y por lo tanto en un ejemplo a seguir del futuro brillante que tiene México por delante.

Es hora de que dejemos, como mexicanos, de ver hacía el norte, o hacía Europa para el siguiente paso en el desarrollo de este país. Es momento de dejar de copiar patrones y formatos foráneos y que nos concentremos en el México creado por mexicanos. Es hora de que saquemos provecho de lo que sabemos de nuestro queridísimo país, y de nuestra gente, y que dejemos de emplear planes de negocios y actitudes extranjeras. Al tener un verdadero “insight” en el consumidor mexicano, podremos generar prestaciones, productos y servicios dignas de un México primermundista, y es solo así que lograremos dar ese brinco entre “en vías de desarrollo” y “desarrollado”. Todas las herramientas necesarias las tenemos a nuestro alcance, es simplemente una cuestión de emplearlas. México es un país lleno de oportunidades para la innovación y el desarrollo económico, cultural y social; es hora de que México regrese a manos de los mexicanos y de que apostemos por un México liderado por jóvenes empresarios con una visión totalmente a la vanguardia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: